¿Qué está pasando en China?


La movilidad dentro de las ciudades ya ha recuperado aproximadamente el 75% de los niveles anteriores a Covid, mientras que los embotellamientos de la logística han disminuido rápidamente. Las gestorasi internacionales analizan la situación.

Tras tres años de autoaislamiento, China anunció por fin nuevas directrices que reabrirán de facto las fronteras y abandonarán las cuarentenas. El tan criticado enfoque de Covid cero, con sus rigurosos cierres y confinamientos, ha sido sustituido de repente por una reapertura descontrolada que ha desbordado por completo el sistema sanitario. Fuentes oficiales chinas afirman que ya se ha infectado el 70% de los 25 millones de habitantes de Shanghai.

La movilidad dentro de las ciudades ya ha recuperado aproximadamente el 75% de los niveles anteriores a Covid, mientras que los embotellamientos de la logística han disminuido rápidamente. Por su parte, la congestión del tráfico de pasajeros en el metro de 18 ciudades y en el tráfico de otras 46 permaneció todavía por debajo de los niveles anteriores a la crisis en aproximadamente un 10-15% y un 25%, respectivamente. Si hablamos del tráfico de mercancías por ferrocarril y carretera y de los principales puertos, en la última semana se ha producido un fuerte repunte.

Vuelta a la normalidad

“Los viajes nacionales y al extranjero también han repuntado en las últimas semanas, ya que la gente está volviendo a su horario de trabajo habitual. Aunque la gran ola Covid parece estar estabilizándose, sigue habiendo mucha incertidumbre sobre futuras olas o nuevas variantes. Sin embargo, tras el Año Nuevo chino (22 de enero), es probable que se vuelva a la normalidad en la mayoría de los ámbitos económicos”, apunta Cosmo Zhang, Analista de renta fija de Mercados Emergentes de Vontobel AM.

Desde Gemway, gestora especializada en renta variable emergente, subrayan que, aunque el país lucha contra la oleada masiva de infecciones por Covid-19 y el reto que supone para el sistema médico, la pandemia alcanzará su punto álgido antes del Año Nuevo chino y la confianza de los hogares volverá gradualmente a partir del segundo trimestre de 2023. “Mientras tanto, la economía ha tocado fondo y es probable que se beneficie del impulso de reapertura y de las políticas de apoyo dirigidas a las empresas privadas y el sector inmobiliario”.

De momento, los PMI chinos han caído, sobre todo el de servicios, que se situó en 41,6, muy por debajo de los 45 previstos. “No obstante, la voluntad de Pekín de reactivar la economía es más importante que las consideraciones sanitarias, por lo que deberíamos asistir a un repunte de la demanda de materias primas y a la vuelta a la normalidad de la actividad”, auguran desde Edmond de Rothschild AM

Mercado chino

El 2022 fue un año para olvidar para los inversores en renta variable china. El mercado onshore y offshore tuvieron rentabilidades de -27,3% y -23,6% respectivamente, las peores en una década. Sin embargo y aunque todavía existe incertidumbre, en algunas gestoras se mantienen optimistas sobre las perspectivas para 2023. Es el caso de Neuberger Berman y Goldman Sachs AM, entidades que se mantienen optimistas respecto a su evolución este año.

“En 2022, los vientos en contra de China eran en su mayor parte de tipo idiosincrático con rigidez en cuanto a política sobre Covid y por la ralentización del mercado inmobiliario. Creemos que finalmente la relajación de las medidas de COVID; el apoyo al mercado inmobiliario y una política monetaria y fiscal muy específicas, van a ser la clave para una normalización en China y el retorno al crecimiento económico”, subrayan desde Goldman Sachs AM.

Factores de crecimiento que se mantienen intactos

En la entidad consideran que los factores de crecimiento a largo plazo para el activo, incluyendo la innovación doméstica, consolidación, asimetría en la información, y diversificación se mantienen intactas e incluso serian más atractivas dado la resiliencia de los beneficios y de los múltiplos de valoración vs sus medias históricas. “Además, el flujo de inversiones internacionales en el mercado de A shares, continúa siendo fuerte a pesar de los retos, con flujos de 12.000 millones de dólares en 2022 y de 256.000 cumulativos desde 2014, indicando interés y asignación por la parte de los inversores”, destacan.

Según Steve Watson, gestor de Capital Group, desde el punto de vista del mercado, continúa habiendo ciertos factores que favorecen o perjudican a determinados sectores: la cuestión de la seguridad en áreas tan diversas como la tecnología, la energía, la alimentación y la defensa recibió una amplia cobertura durante la celebración del Congreso. “Por otro lado, es probable que el énfasis en el trabajo ideológico y la promoción de un entorno digital saludable hagan que la confianza de los inversores en las compañías de internet siga siendo volátil”.



Source link